Choele Choel: el río Negro lleva más de 60 días sin recibir residuos cloacales

Hace dos meses ya funciona la nueva planta de saneamiento y se está aprovechando al máximo el recurso, plantando miles de árboles en la zona.

La nueva planta de saneamiento de Choele Choel sumó 1.700 conexiones domiciliarias a la red de saneamiento y ubica a la ciudad de Valle Medio como pionera de la política hídrica del uso sustentable del agua y de no volcar más residuos cloacales crudos al río.

Esta obra es el puntapié para el desafío ambiental que se planteó el Gobierno Provincial de proteger al máximo el río Negro, con su saneamiento y preservación.

Actualmente, en el marco del Plan Castello, se llevan adelante un total de nueve plantas de saneamiento que contienen un denominador común, dejar de volcar los efluentes generados a zonas de sacrificios en algunos casos y en otros al río Negro, para reutilizarlos en riego productivo.

Las obras de cloacas para Viedma, Las Grutas, Río Colorado, Luis Beltrán, Pilcaniyeu, Mainqué y Cinco Saltos ya se encuentran en marcha. En el caso de Villa Regina recientemente se licitó y Playas Doradas se licitará para el mes de diciembre, según estimaciones del DPA.

"El Plan Castello, que propicia el financiamiento para estas obras, tiene un gran en la vida de miles de personas, ya que  incide en el aumento del empleo, la seguridad alimentaria y energética, la salud humana y el ambiente" aseguró el titular del DPA, Fernando Curetti.

Asimismo, destacó que “el agua tratada de una forma segura es una fuente sostenible y asequible de agua y energía, así como para obtener nutrientes y otros materiales recuperables. Por eso trabajamos en la planificación de estas plantas de saneamiento, que traen oportunidades enormes para el recurso y las poblaciones” enfatizó.

La planta de Choele Choel, es una obra que está cambiando la historia de la provincia, a través de un esfuerzo conjunto. Desde el Gobierno de Río Negro, a través del DPA, se propuso, gestionó y planificó para que fuera posible. Por su parte,  el Gobierno nacional financió la obra a través del ENOHSA con una inversión de $88.178.095 y el municipio local cedió las tierras donde se construyó.