Con la apertura de las compuertas comenzó la temporada de riego en el Alto Valle

Con una sencilla ceremonia, comenzó la temporada de riego en el Alto Valle. La apertura de compuertas en la bocatoma ubicada en la margen izquierda del río Neuquén, al costado del dique Ballester, permitió el paso del agua por el canal principal.

En 48 horas llegará a la zona de Villa Regina. 

La operación empieza en forma gradual para permitir las operaciones de limpieza (a cargo del Consorcio de riego de segundo grado) e ir limitando la presión.

El miércoles el caudal en el inicio del canal llegará a 30 metros cúbicos por segundo. La primera etapa de la operación será fundamentalmente de limpieza y para eso se utilizan los desgarradores ubicados en puntos estratégicos.

El superintendente del DPA, Fernando Curetti, destacó la importancia del hecho que permite dar vida al sistema y generar la producción más importante de la provincia. "Es un orgullo para nosotros poder realizar la operación del sistema, apuntó minutos después de que el guardadique realizara la apertura.

El sistema comenzó a prepararse el jueves pasado, cuando se cerraron las compuertas del dique Ballester para elevar el nivel del agua y facilitar el paso a la bocatoma.

En la ceremonia Curetti estuvo acompañado por el intendente de Cordero, Gustavo  Pita; y por Gabriel Sora, titular de la delegación del DPA del Alto Valle.

Curetti lamentó la ausencia de los consorcios de riego aunque enfatizó que se equivocan "al desconocer todo lo que pone la provincia para el mantenimiento del sistema".

En declaraciones periodísticas, el funcionario explicó que sólo la operación del dique y la bocatoma representan $7.000.000 que no se cargan a la operación de riego. A eso hay que sumarle las obras de mantenimiento del canal principal (Este año se repararon tres sectores, Allen, Cipolletti y Cordero).  En los últimos tres años, a valores históricos, se invirtieron más de $56.000.000", dijo.